• Rafael Ortega

¿Por qué invertir?

Parte de mi trabajo es tratar de explicar como invierto. Muchas veces me encuentro con que hay muchas personas que no tienen una idea clara sobre por qué deberían invertir, o para qué lo hacen. Antes de plantearse como invertir o cual es la mejor manera de aproximarse a los mercados, quizás tenga sentido hacer primero una pequeña reflexión sobre por qué es tan necesario invertir.


Esta pequeña nota es precisamente esa reflexión desde un punto de vista muy general, y siempre desde mi propia manera de entender (o por lo menos aproximarme a) los mercados financieros.


Inversión en un mundo incierto


El mundo es un lugar incierto y nunca sabemos que nos puede pasar en el futuro. Bajo esa premisa parece buena idea que reservemos parte de nuestros ingresos, o que no consumamos todos nuestros ahorros. Visto así ahorramos para estar protegidos por si vienen mal dadas y para poder aprovechar oportunidades en el futuro.


Una vez hemos tomada la decisión de ahorrar o no consumir, es cuando hay que empezar a preguntarse cuál es la mejor forma de conservar nuestro dinero.


La opción más directa y la más utilizada es simplemente guardar el dinero en una cuenta corriente o quizás algún tipo de depósito. Guardar el dinero es la opción más segura para plazos cortos de tiempo, o si sabemos que vamos a necesitar el dinero dentro de muy poco. Sin embargo, a medida que nuestro horizonte temporal se alarga, se convierte rápidamente en una muy mala idea.


Por un lado, el rendimiento que obtendremos será cercano a cero, pero ese no es el verdadero problema. El dinero que tendremos en nuestra cuenta, nuestros euros o dólares, perderán gradualmente poder adquisitivo por el efecto de la inflación.


El impuesto invisible


La inflación es un fenómeno que pasa desapercibido día a día, pero del que todos somos conscientes a poco que hagamos memoria y pensemos en cuanto costaban las cosas hace algunos años.


Recuerdo a mis mayores quejarse amargamente de cuanto hacían con mil pesetas, y lo poco que les cundían seis euros. Últimamente me he empezado a sorprender a mi mismo haciendo comentarios del mismo estilo.


Sin entrar en explicaciones técnicas con lo que hay que quedarse es con que, con el paso del tiempo, con la misma cantidad de dinero, cada vez se pueden comprar menos cosas, o lo que es lo mismo, vivir es cada vez más caro. No te das cuenta por que es muy poco a poco, pero ocurre.


Por ejemplo, en la década de los 10's la inflación ha sido bastante moderada en términos históricos y el dinero guardado 'solo' ha perdido aproximadamente el 15% de su poder adquisitivo. En la década anterior la inflación fue de un 30%. Esto se traduce en que, desde el 2000 hasta hoy, nuestro dinero vale algo más de la mitad de lo que valía. Es decir, con la misma cantidad de dinero podemos comprar ahora aproximadamente la mitad de lo que podíamos comprar en el 2000.


Podríamos decir que la inflación es una especie de impuesto silencioso que pagas por no mover tu dinero. Un impuesto con el que hay que ir con cuidado porque es capaz de convertir en cuestión de unas pocas décadas una auténtica fortuna en migajas.


Perder despacio o perder rápido.


La inflación nos obliga a invertir. Si bien no invertir nos asegura que terminaremos perdiendo nuestro dinero despacio, invertirlo nos permitirá aumentarlo, a costa de exponernos al otro tipo de riesgos, como el de perder rápido.


Es responsabilidad de cada uno evaluar su situación y tomar las decisiones que crea adecuadas. Por regla general se suele decir que aquellos que están en la fase de acumulación pueden asumir más riesgos ya que están empezando a ahorrar e invertir y tienen un plazo más largo por delante para recuperarse. Mientras, aquellos que ya han acumulado cierto patrimonio y están más cerca de poder necesitarlo pueden ser más conservadores.


Precisamente porque el mundo es incierto y no sabemos que puede pasar yo personalmente creo que es mejor aproximarse siempre a los mercados con un perfil equilibrado que trate de compaginar crecimiento y protección.


Como decía antes, es responsabilidad de cada uno evaluar su situación y tomar las decisiones que crea oportunas. Sea como sea, invertir es la única manera de escapar a esta trampa y por eso es tan importante, yo diría que casi obligatorio.

Participar y proteger

©2020 River Patrimonio

Rentabilidades pasadas no son indicativo de rentabilidades futuras.

Aviso Legal     Política de Privacidad     Uso de Cookies