top of page
  • Foto del escritorRafael Ortega

¿Y si invirtieras en la misma cartera todo terreno durante todas las fases de tu vida?

Los dogmas de inversión actuales nos plantean que, durante la fase de acumulación, debemos asumir riesgos, lo que generalmente implica tener una cartera con la mayor exposición posible a acciones. La lógica detrás de esta idea es que, históricamente, a muy (muy) largo plazo, las acciones han proporcionado mejores rendimientos que los bonos en agregado. Si cuentas con la estabilidad financiera, personal y laboral necesaria para enfrentar las fluctuaciones del mercado de renta variable, invertir todo tu dinero en acciones podría ser una opción. Sin embargo, la realidad es que casi nadie tiene esa estabilidad cuando llegan tiempos difíciles.


Bajo este enfoque, lo común es asumir más riesgos cuando eres joven y disminuirlos a medida que envejeces, ajustando la proporción de acciones en tu cartera. En algunos escenarios, los bonos pueden ofrecer descorrelación frente a las acciones; pueden revalorizarse mientras estas caen, ayudando a reducir pérdidas. Sin embargo, el mayor aporte de la renta fija en agregado en carteras de acciones y bonos es que reduce la exposición a renta variable y reduce la volatilidad total de estas.


Así, con el paso del tiempo, la cartera tradicional va haciéndose cada vez menos volátil, pero ¿la hace eso menos riesgosa? En parte sí, pero desde una perspectiva de diversificación estructural, tanto acciones como bonos son considerados activos procíclicos que funcionan mejor durante periodos de crecimiento e inflación moderada, donde las cosas marchan y la volatilidad es baja. Por lo que aún siendo menos volátiles, las carteras tradicionales conservadoras siguen exponiéndose fuertemente a riesgos relacionados con el ciclo económico.


Si bien esta idea de mayor riesgo al principio y menor al final tiene sentido, en este artículo quiero defender una posición diferente, que no sorprenderá a los seguidores del blog: ¿Qué tal si consideramos una cartera todo terreno de perfil equilibrado para todas las etapas de nuestra vida?

¿Qué es una cartera todo terreno?

Para que una cartera sea verdaderamente todo terreno, esta ha de incorporar una combinación equilibrada de activos y/o estrategias estructuralmente diferentes a los que asigna pesos significativos.


Por ejemplo, la cartera permanente de Harry Browne que mi socio Carlos Santiso y yo reinterpretamos a través del fondo de inversión MyInvestor Cartera Permanente es una cartera de perfil conservador que invierte a partes iguales en acciones, oro, bonos y efectivo. Los cuatro activos que Browne definió como aquellos que mejor se comportaban en cada uno de los cuatro posibles escenarios económicos: crecimiento, inflación, deflación y recesión.

Por otro lado la cartera de las ocho estaciones que implemento en River Patrimonio, que gestiono en solitario, incluye renta variable de diferentes estilos, estrategias de momentum, bonos, oro y royalties, futuros gestionados y estrategias de arbitraje de volatilidad con el objetivo de ofrecer un perfil de riesgo moderado donde siempre tengamos un activo o estrategia que se vea especialmente favorecido por cada uno de los posibles escenarios económicos y sus intersecciones.


Equilibrio y estabilidad para toda la vida


Las carteras todo terreno son ideales si tu objetivo es participar del crecimiento económico y a la vez proteger tu patrimonio. Es decir, si eres consciente de que el objetivo es doble: maximizar su patrimonio futuro y garantizar suficiente patrimonio disponible durante el camino.


Una cartera todo terreno equilibrada mantendrá su perfil de riesgo y el equilibrio entre activos ofensivos y defensivos a lo largo del tiempo. A diferencia de una cartera tradicional de acciones y bonos, que comienza con un enfoque más arriesgado cuando somos jóvenes y se vuelve más conservadora a medida que envejecemos (pero nunca dejará de ser una cartera procíclica) la cartera todo terreno está diseñada para funcionar bien en diversos entornos económicos y de mercado.


Si las próximas décadas no resultan tan favorables para la inversión como las anteriores, una cartera procíclica tradicional podría hacerte sufrir mucho. En cambio, una cartera todo terreno es menos dependiente del ciclo económico.


Históricamente, sus rentabilidades medias de muy largo plazo son similares a las de las carteras equilibradas tradicionales, pero son más fiables porque ofrecen resultados menos extremos en el camino.

Veámoslo con el ejemplo de otra famosa cartera todo terreno: La Cartera Golden Butterfly de Tyler.


Estas gráficas nos muestran los resultados a largo plazo de una inversión en acciones, una cartera 60/40 y una Golden Butterfly para el mercado americano. En concreto muestran el rango total de retornos anualizados para cada año obtenido si te hubieras mantenido invertido con el paso del tiempo. En azul vemos los escenarios en los que se empieza por encima de la media y en rojo los que lo hacen por debajo.


Como podrás observar, con el paso del tiempo, las diferentes carteras parecen converger hacia sus rentabilidades medias históricas. Sin embargo, si nuestro objetivo es doble (maximizar el capital futuro y garantizar suficiente capital disponible en cualquier momento), las medias históricas de largo plazo no son tan relevantes para nosotros. Lo que realmente importa es la velocidad con la que convergen a su media y la probabilidad de alejarnos tanto de estas medias que no alcancemos nuestros objetivos.


La rentabilidad media histórica de las acciones estadounidenses, descontando la inflación ha sido de un 7,7% anualizado en los últimos 40+ años.

Si aplicamos esto a $10,000 a diez años obtenemos un resultado final de $21,063. Sin embargo, la renta variable es muy volátil y dependiente del ciclo, con una volatilidad histórica del 17,4% para este período. En el mejor escenario de 10 años en los últimos tiempos, esos mismos $10,000 se hubieran convertido en $30,000, ¡un 50% más! Pero en el peor de los casos, el capital total se reduciría a $7,300.


Por otro lado, la cartera "equilibrada" 60/40 de acciones y bonos, el pilar de la industria de inversión, ofreció un 5,6% de rentabilidad media y una volatilidad del 11,6%. La menor volatilidad debería traducirse en menos sobresaltos, ¿verdad? Si aplicamos esta media a la misma cantidad de $10,000, obtenemos un retorno final de $17,264


Un resultado menor como era de esperar debido al perfil de riesgo más conservador de esta cartera. Pero ¿hasta qué punto es esta cartera más fiable? Su mejor resultado a 10 años es de $28,914, mientras que su peor resultado es de $8,358, lo que parece ser simplemente una versión menos apalancada de la anterior.


La cartera Golden Butterfly es precisamente el ejemplo de cartera todo terreno moderada que explico en mi libro Diversificación Estructural. En su versión estadounidense, la rentabilidad anualizada media descontando la inflación es similar a la de la cartera 60/40, con un 5,8%. Su volatilidad es algo menor, un 8,4%.


Si realizamos el experimento con esta cartera, podemos observar que a 10 años, esa rentabilidad anualizada hubiera resultado en $17,652, un monto similar al de su rival 60/40.


En el mejor escenario, la rentabilidad final hubiera sido de $22,455, un poco menos. Pero en el peor escenario, hubiera sido de $13,000, lo que representa un resultado positivo y el doble que en el caso de las acciones en el entorno más hostil.


Una mayor volatilidad y dependencia del ciclo necesariamente se traducen en menor fiabilidad.

Como decía antes la cartera Golden Butterfly es una cartera todo terreno, mientras que la cartera de acciones y la de acciones y bonos son carteras procíclicas. Si el período de estudio o el que nos toca vivir es un período tranquilo (con crecimiento e inflación moderada), entonces es esperable que las carteras de acciones y de acciones y bonos obtengan mejores resultados que las carteras estructuralmente diversificadas todo terreno, aunque estas últimas también alcanzarán buenos resultados. La diferencia clave es que las carteras todo terreno pueden conseguir resultados decentes incluso en entornos hostiles, a diferencia de las procíclicas que están destinadas a sufrirlos.


En resumen estas serían las ventajas que observo:


Mayor fiabilidad, mejor planificación


La estabilidad y previsibilidad de las carteras todo terreno facilitan la planificación y la consecución de objetivos financieros con confianza. Esto a mis ojos hace que prefiera la cartera todo terreno en cualquier fase de la vida. Si eres joven, evitará un batacazo de los que te quitan las ganas de volver a invertir. Si eres mayor, puede evitar que tus ahorros se esfumen si se alinean las estrellas en tu contra en el peor momento posible. Imagina que después de tres o cuatro años de excelentes retornos en bolsa, tus ahorros de repente caen un 50% y tardan más de una década en recuperarse. Eso no es lo que queremos, ¿verdad? Con una cartera todo terreno, es más fácil evitar tomar malas decisiones y mantener la cabeza fría.


Resistencia en entornos extremos


Las carteras todo terreno pueden resistir mejor en una recesión prolongada y ofrecer protección durante períodos de elevada inflación, lo que he llamado recientemente el modo difícil de la inversión. A su vez, sus resultados difícilmente entrarán en terreno de burbuja, lo que evita que tomes decisiones patrimoniales o de inversión poco acertadas al confundirte sobre tu situación patrimonial previsible.


Adaptabilidad a diferentes perfiles de riesgo


Puedes invertir en una cartera todo terreno adaptada a diferentes perfiles de riesgo e incluso con distinta filosofía. Tu cartera puede ser buy and hold, como la Cartera Permanente o la Golden Butterfly, combinar gestión tradicional y alternativa como la cartera de River Patrimonio, o incluso incorporar criterios macroeconómicos o de control de volatilidad. Cada implementación tiene sus ventajas e inconvenientes. No existe la solución perfecta, pero desde mi punto de vista si hay carteras que equilibran mejor los riesgos de invertir. Mediante una correcta planificación personal, uno también puede adaptar diferentes carteras todo terreno a su situación financiera y objetivos. Así, podrás disfrutar de una cartera que se adapte a tus necesidades, tanto si prefieres un enfoque conservador como si buscas asumir más riesgo en busca de mayores rendimientos.


¡No hay beneficio sin riesgo!


La inversión todo terreno también tiene riesgos específicos asociados, como una posible menor exposición a activos de alto rendimiento durante períodos de crecimiento y menores rendimientos en comparación con una cartera más agresiva si los vientos soplan a favor. Pero estos riesgos no son fallos, son características inherentes de este estilo de inversión. Para bien y para mal, invertir en una cartera todo terreno implicará un mayor tracking error frente a carteras tradicionales, lo que puede generar cierta incertidumbre en comparación con otros enfoques de inversión.



En resumen, una cartera todo terreno como la que ofrecen MyInvestor Cartera Permanente, River Patrimonio o una combinación de estos dos junto con otras opciones es una opción sólida para aquellos que buscan una estrategia de inversión que funcione en todas las etapas de la vida.


Al equilibrar los activos y estrategias a lo largo del tiempo, estas carteras ofrecen una mayor estabilidad y previsibilidad que facilita la planificación financiera y la consecución de objetivos vitales.

Su adaptabilidad a diferentes perfiles de riesgo y su capacidad para resistir entornos extremos la convierten en una alternativa atractiva al enfoque tradicional de carteras de acciones y bonos. Si estás buscando una estrategia de inversión que te brinde tranquilidad y te acompañe durante toda tu vida, una cartera todo terreno podría ser la solución que necesitas.


Y recuerda, como he dicho otras veces aquí, invertir es una parte importante de nuestra vida, pero su objetivo no es ganar ningún concurso sino que nos permita disfrutar del camino y de todas las experiencias que la vida nos ofrece. Después de todo, no vivimos en una simulación de Excel, sino en el mundo real.


Una estrategia equilibrada y diversificada nos permite disfrutar del proceso, aprender sobre el funcionamiento de los mercados sin estresarnos y, en última instancia, alcanzar nuestros objetivos financieros y vitales. Así que, mientras mantengas una perspectiva a largo plazo y te ajustes a tu perfil de riesgo, no dudes en explorar diferentes opciones y encontrar la cartera que mejor se adapte a tus necesidades.


Si tienes preguntas sobre las estrategias que gestiono, no dudes en contactarme a través de nuestro formulario de contacto. Si deseas obtener información adicional acerca de cómo invertir conmigo o incorporar mis estrategias o ideas en tu planificación financiera, estaré encantado de conectarte con nuestro equipo de asesores especializados, quienes te ofrecerán la guía y el respaldo necesarios para tomar decisiones informadas. Gracias por tu interés y confianza,


Caveat emptor


Rafael

Valencia, abril de 2023.



 

Descargo de responsabilidad Rafael Ortega Salvador es Gestor de Fondos de Inversión Senior en Andbank WealthManagement SGIIC, entidad supervisada por CNMV donde gestiona los vehículos River Patrimonio FI, River Global FI, MyInvestor Cartera Permanente FI y MyInvestor Cartera Permanente FP. Estos vehículos pueden estar invertidos en los subyacentes, instrumentos, activos o estrategias mencionados en esta publicación, pero no han tomado posiciones en valores mencionados en los cinco días hábiles bursátiles directamente anteriores ni posteriores a la fecha de publicación original, ni estos suponen más del 5% del patrimonio de ninguno. Esta web tiene el objetivo doble de educar financieramente a sus visitantes e informar sobre noticias relacionadas con la vida profesional de su autor. No se debe considerar su contenido como asesoramiento en inversiones ni como una recomendación para comprar o vender activos. No es una oferta o invitación suscribir de participaciones o acciones de ningún vehículo de inversión. Las opiniones expresadas por colaboradores o en enlaces no reflejan necesariamente la opinión del autor, empresas colaboradoras o afiliados. La información oficial y legal sobre los fondos de inversión gestionados por Rafael se puede encontrar en sus páginas web o en la web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Se puede acceder a la información exigida por normativa gratuitamente mediante el enlace a nuestro aviso legal.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page