• Rafael Ortega

Afinando las carteras de MyInvestor con la Cartera Permanente

MyInvestor ofrece en la actualidad el servicio de gestión de carteras indexadas con las comisiones más bajas del mercado.


La oferta de MyInvestor se compone de cinco carteras diferentes que engloban fondos indexados de Vanguard, iShares y Amundi, que han bautizado como Clásica, Pop, Indie, Rock y Heavy en función de su perfil de riesgo medido en una mayor o menor exposición a renta variable. Esta última, que corresponde a una cartera 100% bolsa, ha sido lanzada muy recientemente, coincidiendo con que desde la casa celebraban haber alcanzado la cifra de 1000 carteras indexadas suscritas y un patrimonio bajo gestión, incluyendo todos sus servicios, que superaba los 650M€ (145M€ hace 12 meses).


La propia web permite realizar un test online que determina en unos minutos cual es el producto que mejor se adecúa a las necesidades, objetivos y tolerancia a la volatilidad del inversor. Los fondos se rebalancean de forma periódica para mantener la exposición a mercado predeterminada de la cartera seleccionada.

El servicio está disponible a partir de una inversión mínima de 1000€ y permite programar aportaciones periódicas automáticas desde 150€.


Las carteras de fondos de inversión cuentan con una comisión de gestión de un 0,15% y una comisión de custodia de un 0,15% (IVA incluido). Por su parte, los fondos que componen las carteras tienen un coste medio total de entre el 0,10% y el 0,13%. De esta forma el coste anual máximo para el cliente varía entre un 0,40% y un 0,47%, en función de la cartera elegida.


MyInvestor marketea sus carteras indexadas como “una manera de acercar los productos más exclusivos del mercado a todos los clientes, con unos costes mínimos que redundan en una mayor rentabilidad. De una forma sencilla y fácil, los clientes pueden invertir en una cartera muy diversificada, gestionada por profesionales y adaptada a sus necesidades.


La salida al mercado de las carteras de MyInvestor no estuvo exenta de polémica. El neobanco no solo reducía significativamente el coste del servicio de gestión de carteras indexadas autogestionadas con respecto a los servicios pre existentes, sino que lo hacía ofreciendo un clon de las carteras de Indexa, el mayor jugador en el área hasta el momento.


Diversificación Estándar


Si eres seguidor de este blog, conoces la cartera permanente de Harry Browne y/o sabes que es la diversificación estructural has de saber también que estás (estamos) en minoría. Los mantras de inversión más repetidos en la actualidad (el meta actual que dirían los gamers) son bien diferentes a lo que predica esta filosofía de inversión.


En resumidas cuentas el mantra de inversión actual es que deberías incorporar la mayor cantidad de renta variable posible en tu cartera. Las acciones han obtenido excelentes retornos históricos en comparación con el resto de activos, por lo que, si queremos obtener buenos resultados, debemos cargar nuestra cartera con ellas.


En combinación con la renta variable muchas carteras incorporan bonos que se utilizan como diversificador/relleno por aquellos que quieren modular el riesgo asumido con la renta variable.


Por lo que, por lo general, se prefieren combinaciones de renta fija agregada (que engloba bonos corporativos, gubernamentales, de diferentes calidades crediticias y vencimientos) con el espíritu de reducir la volatilidad o más bien no aumentarla. Aunque se suele argumentar que la renta fija ofrece descorrelación con la renta variable la realidad es que con esta configuración el mayor aporte a la reducción de la volatilidad/riesgo de estas carteras viene precisamente de la reducción a la exposición a renta variable.


La gran mayoría de carteras convencionales usan este tipo de diversificación que llamaremos diversificación estándar. Este es hasta cierto punto el tipo de diversificación que encontramos en la aplastante mayoría de carteras ofrecidas por la industria.


MyInvestor, Indexa, Inbestme, Finizens, y el resto de roboadvisors españoles usan primordialmente este tipo de diversificación. Wealthfront, Betterment, Vanguard, y el resto de servicios internacionales equivalentes también. Incluso la gran mayoría de asignaciones de activos buy & hold propuestas por gurús de la inversión son en esencia carteras más o menos diversificadas de renta variable y renta fija.


De hecho, como comentábamos antes, las carteras de MyInvestor son en esencia idénticas a las de Indexa. Sin entrar en si esto es o no es una buena decisión estratégica por parte de MyInvestor (personalmente creo que podrían haber esquivado la polémica) la realidad es que, desde mi punto de vista, ninguna de las casas de inversión indexada locales o internacionales ha hecho una apuesta por ofrecer una asignación de activos marcadamente diferente.


Y si, algunas de las propuestas incluyen inmobiliario, oro, renta fija ligada a la inflación o materias primas, pero por lo general suponen posiciones testimoniales que difícilmente serán capaces de mover la aguja lo suficiente como para ser realmente determinantes.


Por supuesto estos matices harán que a corto plazo el comportamiento de distintas carteras pueda diferir, pero al estar expuestas estructuralmente a los mismos riesgos raíz su comportamiento a largo plazo será predeciblemente similar.

Comparación entre el por periodo a quince años y pérdida máxima real (1972-2015) para diferentes carteras indexadas de roboadvisors y gurús.


En un estudio que realicé hace unos años traté de comparara los resultados en simulación de diferentes carteras equilibradas propuestas por los robo asesores del momento (entonces solo había americanos) y las típicas carteras que entonces llamábamos lazy o para vagos indexadas más populares.


Esta y otras pruebas mostraban una clara tendencia a que estas carteras terminaran siempre agrupadas cuando usábamos medidas de largo plazo.


Una de las conclusiones a las que llegué al comparar sus periodos de pérdida máximo real y su peor retorno anualizado a quince años (una prueba de estrés) era que en esencia todas estaban expuestas a los mismos riesgos estructurales.


La perspectiva convencional y su diversificación estándar llevan asociada, aunque sea implícitamente, una apuesta por que todo va a salir bien. Una apuesta por que el pasado reciente (periodos de crecimiento económico con inflación moderada) se repetirá ad eternum, o por lo menos mientras a nosotros nos toque estar invertidos. Si este futuro se cumple y así ocurre las carteras que se han diseñado siguiendo esta perspectiva obtendrán resultados indiscutibles. Si no es así estas mismas carteras podrían pasarlo mal.


Diversificación Estructural


Desde la perspectiva de la diversificación estructural las carteras fruto de la diversificación estándar se ven desequilibradas y doblemente optimistas. Por un lado, tienen un marcado sesgo hacia escenarios de crecimiento por su sobre ponderación en renta variable, por otro incluyen poca o nula protección frente a otros escenarios económicos.


La teoría de la diversificación estructural se basa en la idea de que el ciclo económico es inevitable, pero impredecible. No sabemos que nos depara el futuro. Podrían ser periodos cargados de crecimiento, inflación, recesión o deflación. También se basa en que, aunque no sabemos qué ocurrirá, si sabemos que cierto tipo de inversiones o activos se ven favorecidos por cada uno de estos escenarios.


Por tanto, la diversificación estructural nos anima a ser precavidos al diseñar nuestras carteras incluyendo suficiente exposición a cada uno de los escenarios económicos. Nos invita a componer portfolios todo terreno que sean capaces de funcionar razonablemente bien pase lo que pase.


Desde esta perspectiva las acciones son activos de los que esperamos excelente comportamiento durante periodos reflacionarios (aumenta el crecimiento, cae la inflación). Aunque esperamos grandes cosas de ellas somos conscientes de que también pueden ofrecer pobres resultados y mucha frustración durante periodos que no les resultan estructuralmente favorecedores. Periodos que pueden resultar mucho más largos de lo que la paciencia de la mayoría de inversores es capaz de aguantar.


Participar y Proteger


La Cartera Permanente de Harry Browne supone el pináculo del equilibrio estructural para carteras estáticas o estratégicas (buy & hold). La Cartera Permanente busca un equilibrio total entre cada uno de los escenarios económicos repartiendo una cantidad igual de capital entre los activos que mejor se comportan en periodos de inflación, recesión, crecimiento y deflación.


La Cartera All Weather de Ray Dalio (de la que hablaremos en detalle otro día) podría ser su equivalente para carteras dinámicas. Dalio trata de repartir una cantidad igual de riesgo (medido este como la volatilidad histórica de cada activo) entre escenarios. Como las volatilidades varían con el tiempo, los pesos de la cartera también terminan haciéndolo.


Sin embargo, estas filosofías nos llevan a exposiciones a renta variable reducidas que muchos inversores consideran demasiado conservadoras.


¿Se puede ser equilibrado y optimista?


No hay nada de malo en ser optimista. El mantra de inversión actual también recoge algunas verdades como que los periodos de crecimiento han sido más frecuentes que los de no crecimiento, y que, si bien nunca tendremos claro cuando exactamente comienza el largo plazo -que pueda hacérsenos muy largo-, es verdad que cuanto más tiempo pasamos en el mercado menor es la probabilidad de registrar pérdidas en nuestra inversión en renta variable.


"No se trata de ser pesimista, se trata de estar preparado."

River Patrimonio trata de solucionar la ecuación ofreciendo una solución táctica alternativa a la de Dalio, es decir, una combinación de una cartera más optimista (sesgo a crecimiento) y una gestión de riesgos dinámica (combinando buy & hold con momentum).


Sin embargo en un artículo reciente tomábamos otra vía. Proponíamos una combinación de renta variable y una cartera permanente para desarrollar lo que llamábamos la Cartera Bogle Browne. Una cartera equilibrada que pretendía seguir ofreciendo un sesgo hacia escenarios de crecimiento (optimista como Bogle) pero que no dejara de cubrir nuestras espaldas con una combinación de renta fija de largo plazo, efectivo y oro como diversificadores en caso de que las cosas no salieran como queremos que salgan (defensivo como Browne).


En nuestra simulación, en los ocho países en los que se probó, la cartera Bogle Browne superaba en todos los casos a la típica cartera Bogle 60/40. En la mayoría obtenía rentabilidades ligeramente superiores, pero donde realmente brillaba era en las métricas de riesgo. Las peores pérdidas registradas eran siempre menos profundas y sus efectos menos duraderos.


Combinaciones Bogle & Browne


Siguiendo este mismo espíritu voy a proponer distintas combinaciones de las Carteras Indexadas MyInvestor y una Cartera Permanente (propias o gestionadas) para cada una de los niveles de riesgo propuestos por la casa teniendo en cuenta principalmente no un backtest de resultados pasados sino simplemente su nivel de exposición a los diferentes escenarios económicos.


La idea es que quienes decidan invertir al compás de los grandes inversores puedan además afinar su cartera para que suene lo mejor posible en cualquier escenario económico.

Carteras MyInvestor


Estas son las asignaciones de activos actuales de las carteras musicales de MyInvestor. Para simplificar he obviado los nombres de cada producto indicando en vez de estos su categoría o subcategoría de activo.


Carteras MyInvestor Noviembre 2020


Al estudiar las carteras, a las que no les había prestado demasiada atención hasta ahora, me ha llamado mucho la atención la inclusión de renta fija con protección a la inflación sumada a la más típica combinación de renta fija AAA (en las versiones más defensivas) y agregada, algo que veo con buenos ojos. La combinación entre renta fija agregada y renta fija con protección a la inflación es una de las propuestas clásicas de Bridgewater, la gestora capitaneada por Ray Dalio.


Para este análisis sencillo del nivel de diversificación estructural presente en las carteras he decidido asignar cada una de las categorías de activos a uno o varios escenarios combinados de crecimiento e inflación. Me he decantado por esto:


La ubicación de la renta fija agregada (Bonos Europa) podría haberse puesto también en recesión deflacionaria, pero me he decantado por no hacerlo ya que, aunque este activo se ve favorecida por deflaciones, su potencial durante recesiones es más bien limitado, especialmente si la comparamos con la Renta Fija de máxima calidad crediticia (más aún con vencimientos superiores). Esta decisión no va a ser demasiado determinante para este pequeño estudio ya que los escenarios que la diversificación estándar olvida son más bien los inflacionarios.


Un análisis más completo de estas asignaciones de activos podría tener en cuenta también la volatilidad esperada de cada activo (su naturaleza) que podemos observar en esta otra diana que analiza distintos tipos de activos, el escenario económico en el que se ven más favorecidos y su volatilidad.

Meter en el mismo saco activos con distinta naturaleza supone un problema. Esto es seguramente lo que llevó a Browne a irse a los extremos y seleccionar el que considera el activo más volátil y seguro para cada eje (en vez de pensar en combinaciones de inflación y crecimiento) y a Dalio a decidirse por ponderar pesos en función de la volatilidad.


Este tema lo dejamos para otro día.


Análisis de Carteras y Propuestas


La Cartera MyInvestor Clásica supone la versión más conservadora de la gama, con una exposición a renta variable de solo un 13%. La inclusión de acciones y bonos emergentes, así como bonos ligados a la inflación ofrece cierta protección frente a escenarios inflacionarios. Su 34% en bonos europeos AAA (junto con otro 34% de bonos europeos agregados) será un buen amortiguador en recesiones deflacionarias.


Sin embargo, nuestro indicador de exposición estructural, que mide el porcentaje de la cartera que se verá estructuralmente favorecido por cada escenario económico no parece demasiado equilibrado.


Veamos que ocurre si combinamos esta cartera con una Cartera Permanente:

La inclusión de una CP en una cartera con poco peso de renta variable inevitablemente sobre pondera ligeramente esta. Por otro lado, la combinación RF AAA 25+ y Efectivo mejora la exposición a los escenarios de recesión. El oro, junto con la ya presente renta fija con protección frente a inflación, harían lo propio en escenarios inflacionarios.

No es el tipo de cartera que solemos estudiar, ya que solemos ver siempre carteras con sesgo a crecimiento, pero queda una cartera proteccionista más todo terreno que la original que podría servir como inspiración a inversores muy conservadores que no terminen de decidirse entre Bogle y Browne.


La Cartera Pop es un 40/60. De nuevo una cartera concebida como conservadora pero que nuestro indicador de exposición estructural no identifica como demasiado equilibrada.


Al ir aumentando el peso de la renta variable veremos cómo las carteras aumentarán naturalmente su sesgo a crecimiento (tanto inflacionario como deflacionario).


A partir de aquí es donde mi decisión de incluir los bonos europeos agregados como activos que se benefician del crecimiento deflacionario dará resultados más llamativos (los porcentajes de exposición estructural a recesiones deflacionarias se van a ver muy bajos en las carteras MyInvestor). Tengamos en cuenta el por qué explicado anteriormente a la hora de analizar los porcentajes.

Con un reparto 60/40 entre la Cartera MyInvestor y una Cartera Permanente se nivela mucho más la exposición a cada uno de las combinaciones de crecimiento e inflación. Ya podríamos empezar a hablar de equilibrio desde la perspectiva de la diversificación estructural, además de un buen equilibrio entre los pesos de los diferentes activos.


Comenzamos a observar el efecto contrario que en la anterior propuesta: a partir de ahora, con el aumento de exposición a acciones de las carteras base, incluir una CP reducirá inevitablemente la exposición total a renta variable.


La Cartera Indie de MyInvestor es el clásico 60/40. Una Cartera equilibrada con un ligero sesgo a crecimiento desde la perspectiva de una diversificación estándar, pero que no lo es tanto desde la perspectiva de la diversificación estructural.


Me ha llamado la atención el elevado peso de bonos con protección frente a la inflación. ¿Puede que quien diseñara las carteras fuera consciente del desequilibrio inflación-deflación en las típicas carteras de RV-RF?

Para seguir con el incremento gradual de peso en acciones he decidido combinar las carteras aquí al 50/50. La combinación entre una Cartera Permanente y la Cartera Indie vuelve a ofrecer una exposición más equilibrada a cada escenario económico. El efectivo y Bonos Europeos AAA 25+ causan el salto en protección directa a recesiones deflacionarias.


Volvemos a observar una lógica reducción en la exposición total a renta variable. En exposición a acciones nuestras carteras compuestas tenderán a competir con el estilo musical anterior.

Con el aumento del fuerza del estilo musical y el consecuente aumento de exposición a renta variable la ya de por si poca diversificación estructural presente en las carteras empieza a desaparecer.


Me imagino que al mantener únicamente bonos con protección frente a inflación se pretende reducir exposición a crecimiento y dar algo de protección frente inflación. Es una salida interesante, aun así, esta es claramente una de las carteras que menos me gustan: poca diversificación con tus diversificadores.

Sin embargo, la combinación 50/50 entre la Cartera Rock y una Cartera Permanente, que vuelve a ofrecer equilibrio estructural, me parece una combinación interesante para inversores equilibrados con la mitad de exposición a acciones y una combinación casi equitativa de oro, efectivo (bonos cp), bonos AAA LP y los bonos con protección a inflación originales. Una Cartera Parecida a nuestra Cartera Bogle Browne con una equilibrada y variada combinación de diversificadores .



Finalmente MyInvestor ofrece la cartera Heavy, una cartera 100% renta variable. Por supuesto esta es estructuralmente la cartera más descompensada. Poco que comentar desde la perspectiva de la diversificación estructural.


Esta cartera (pero también un único fondo o combinación de estos que replique razonablemente bien la renta variable global) nos va a servir para proponer tres combinaciones más:


Un 50/50 entre MyInvestor Heavy y Cartera Permanente nos da prácticamente la Cartera Bogle Browne del artículo original.


Una cartera con sesgo a crecimiento y sólo Bonos AAA LP, Efectivo y Oro como diversificadores que hubiera ofrecido mejor protección que una cartera clásica Bogle 60/40 durante las décadas complicadas de los 70 y los 00.


Para los más atrevidos, estas últimas dos versiones. Con un 60/40 y un 80/20 entre la Cartera Heavy y la Cartera Permanente.


Ya solo podemos hablar relativamente de diversificación estructural con una exposición casi total a escenarios de crecimiento, especialmente con la segunda.


Podríamos ir aún más allá pero he marcado el 20% de Cartera Permanente como el mínimo, ya que es complicado que una posición de menos de un 5%, por muy des correlacionada que quede, tenga suficiente peso como para acabar moviendo la aguja en un sentido u otro.


Conclusiones


El propio Benjamin Graham en su libro El Inversor Inteligente recomendaba a inversores defensivos invertir con no menos de un 25% en acciones y no más de un 75%. Por supuesto el recomendaba diversificar solo con bonos.


Para aquellos inversores defensivos o equilibrados que no terminen de decidirse entre si lo conveniente para ellos es la diversificación estándar o la diversificación estructural y no sepan si casarse con Bogle o con Browne quizá alguna de las propuestas que hemos visto sirva de base para diseñar su propia cartera.


Si decides optar por alguna de las carteras musicales de MyInvestor, otros servicios de carteras indexadas o vas a diseñar la tuya propia espero que este ejercicio te sirva de inspiración para analizar de forma sencilla las apuestas estructurales que estás haciendo, conscientemente o no, en tu asignación de activos.


De todas carteras vistas me gusta especialmente la combinación 50% Rock 50% CP para un inversor moderado que busque delegar la gestión de carteras.


¡Suerte en los mercados y gracias por tu tiempo!


Rafa


Valencia, Noviembre de 2020



Puedes hacerme llegar tus comentarios, sugerencias o propuestas a través de los siguientes canales de comunicación:

En la sección Biblioteca encontraras enlaces a libros, artículos, investigación financiera y otros textos que en mayor o menor medida han influido en la filosofía, estrategia y construcción de nuestro modelo de inversión.

En nuestra lista de reproducción de Spotify puedes escuchar algo de blues y olvidarte de todo esto un poco.

Para cualquier consulta personal puedes escribirme directamente a rafael.ortega@esferacapital.es

Participar y proteger

©2021 River Patrimonio

Rentabilidades pasadas no son indicativo de rentabilidades futuras.

Aviso Legal     Política de Privacidad     Uso de Cookies